Sibil·la Blava

Sibil·la Blava

La figura de la Sibil.la, declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2010, es una de les manifestaciones culturales que mejor representa la pervivencia de nuestras tradiciones. Su origen ancestral, las connotaciones inicialmente paganas, siempre estuvieron vinculadas a la mujer como gran protagonista.

Poseedora de una mirada que transciende los siglos i predice aquello que vendrá, fue adoptada más tarde por el cristianismo, como la voz con ecos de oráculo que anuncia la llegada del fin del mundo.

De alguna manera, el personaje antiquísimo, de orígenes ancestrales, se convierte en una figura totalmente contemporánea. Una figura que nos interroga, inmóvil ante la devastación, con el rostro oculto por no desvelar el horror, o la mirada baja, incapaz de soportar su misión terrible.

La Sibil.la anuncia el apocalipsis. Una devastación que nos remite al drama contemporáneo de la emigración el exilio, o a los campos de refugiados… situaciones en las que los seres humanos pierden la propia identidad. Ante todas estas situaciones, tenemos la suerte de conservar todavía lugares de consciencia i memoria, donde se concentra una gran riqueza autóctona, que nos permite evocar los valores más representativos de la cultura occidental.

marta_sibila_blava.jpg
SIBIL·LA BLAVA, 2017
Colección particular. Mallorca
Autora: Marta Blasco
Vitralls Bonet